Regresar
COMPARTIR

Recientemente invitamos a un neurólogo al podcast Money Talks: el otro lado de la moneda, esto con el fin de entender si nuestro cerebro está hecho para invertir y porqué hacerlo nos resulta tan contra-intuitivo.

En la plática con en Dr. Sergio Reyna, neurocirujano, surgieron varios temas importantes, que ya he platicado un poquito sobre esto, más que mejor que repasar la conversación con un experto en el tema.

Creemos que nos conocemos a nosotros mismos, conocemos nuestra tolerancia al riesgo, sabemos cuánto estamos dispuestos a arriesgar, y además lo hacemos de una forma racional.

Platicando con el Dr. corroboré mis sospechas, estas creencias resultan totalmente falsas y en realidad nuestra percepción del riesgo, nuestras creencias internas del riesgo, y cómo aprendemos sobre él, muchas veces son moldeadas por el entorno.

El cerebro aprende, y aprende muy rápido, el problema es que a veces aprende cosas que no quisiéramos, o al menos no de esa manera. Por ejemplo, si nos tocó hacer nuestras primeras inversiones en el año 2000 o en 2007, años donde implosionaron la burbuja puntocom y la burbuja hipotecaria respectivamente, causando fuertes mercados bajistas, nuestro cerebro habrá sufrido, activando el centro del miedo, la amígdala, que está junto al hipocampo que nos ayuda a fijar y recordar memorias, y por consiguiente, nuestro cerebro habría aprendido que los mercados son muy peligrosos, se pierde mucho dinero y muy probablemente que no le gusta jugar ese juego.

El resultado ya lo sabemos, la gente que salió del mercado después de la burbuja puntocom porque “aprendió” que el mercado es peligroso, se perdió los últimos 20-21 años de una tasa anual compuesta (si el mercado fuera lineal que no lo es) de más de 7.50%, lo que hubiera multiplicado nuestro patrimonio por 4.5 veces.

Más como siempre, los cuchillos de la vida cortan en ambos sentidos; del otro lado, supongamos que empezamos a invertir después del 23 de marzo de 2020, prácticamente lo que sea que hubiéramos comprado, en especial acciones tecnológicas, empezó a subir como la espuma, Zoom, Peloton, NVIDIA, Tesla subieron en pocos meses ¡más de 100%! Esos cerebros novatos en el mercado, alimentados por dopamina, serotonina y oxitocina, neurotransmisores que nos dan placer, felicidad y apego, aprenderían a amar los rendimientos altos y rápidos.

El problema es que se volverán adictos, sedientos de sus dosis de dopamina y serotonina, buscando cada vez, rendimientos más altos y si entra en juego la oxitocina haciéndonos adictos a los “altos rendimientos”.

Estos cerebros al aprender a amar los altos rendimientos automáticamente ajustarían sus preferencias por el riesgo, haciéndose “más tolerantes” a este, o lo que es lo mismo, buscando más riesgo.

Ya sabemos cómo termina esta historia, inversores (¿o especuladores debería decir?) comienzan a concentrar sus posiciones en unas cuantas apuestas con “altas expectativas”, buscando the next big thing, gente que hace all in en una acción o un puñado de empresas “disruptivas” que cuando las burbujas comienzan a implosionar, continúan tomando más y más riesgo, hasta que enfrentan caídas y pérdidas de 50, 70 o 90 por ciento, lo que termina llevándolos a la desilusión y en muchos casos a alejarse del mercado.

Esta plática con el Dr. Reyna hace que nos demos cuenta lo difícil que puede llegar a ser mantener un manejo prudente y adecuado de nuestras inversiones; nos da luz de porqué tanta gente cae en FOBI, fear of being in, y la contraparte FOMO, fear of missing out.

Y el tema es que difícilmente podemos alterar el entorno sobre el cual aprende nuestro cerebro, más quizá tenga cierta utilidad conocer cómo funciona, para entender nuestras limitantes, conocernos más, hacer pausas para reflexionar y, de vez en cuando, poner cera en nuestros oídos para aislarnos de entornos que pueden ser nocivos para nosotros y nos pueden causar expectativas irreales (tanto catastróficas como súper optimistas).

Así que conozcamos más nuestros cerebros y que esto nos ayude a comportarnos como mejores inversionistas.




Image

Anúnciate

Para conocer mejor nuestros servicios anunciantes llena el formulario y un ejecutivo se estará comunicando para realizar un plan y cotización a tu medida.

Image

Newsletter
EPEAK

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.