Regresar
COMPARTIR

Este es un proverbio turco que viene a la mente de muchos cuando hablamos de riesgo, pues es curioso como muchos inversores comenzamos a manejar el riesgo… aún después de quemarnos.

Y es que nadie experimenta en cabeza ajena, así como los niños que les dicen que se van a quemar con la estufa no desisten hasta que se queman, y así nunca más la vuelven a tocar, muchos inversores, sobre todo jóvenes, hacen inversiones (que parecen apuestas) con riesgos excesivos, en busca de grandes rendimientos, más no es hasta que estos riesgos se materializan (y causan grandes pérdidas), cuando los inversores empiezan a adoptar políticas de manejo de riesgo, algo básico para tener éxito en las inversiones.

El tema es que muchas personas, así como exageraban con los riesgos, ahora exageran con el “manejo” de los mismos, y lo pongo entre comillas porque dicho manejo consiste en no tomar ninguno lo que no va a llevar a nuestras inversiones a ninguna parte.

Por eso invertir quizá sea fácil, más tener éxito en las inversiones no lo es, pues es necesario, para tener éxito a largo plazo encontrar el balance adecuado entre riesgo y rendimiento, algo que es posible diversificando tanto nuestras inversiones como nuestros riesgos.




Image

Anúnciate

Para conocer mejor nuestros servicios anunciantes llena el formulario y un ejecutivo se estará comunicando para realizar un plan y cotización a tu medida.

Image

Newsletter
EPEAK

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.