Regresar
COMPARTIR

Acabo de leer un artículo de Morgan Housel que habla sobre cómo somos ciegos a la probabilidad.

Y no porque no la entendamos. La mayoría sabemos que las certidumbres y las cosas seguras son raras y lo que hacemos en el mundo real es tomar decisiones cuando las probabilidades están a nuestro favor. Entendemos que podemos ser inteligentes y terminar errando, o ser estúpidos y acertar.

En la vida real tiramos las probabilidades por la ventana y lo único que nos interesa es si las personas que tomaron decisiones terminaron siendo acertadas o equivocadas.

Terminamos viendo el mundo en blanco y negro, como cuando nos enteramos de que el vecino ganó miles de dólares porque compró con todo su dinero Tesla o Bitcoin el año pasado, nos concentramos en que acertaron con sus “inversiones”. No nos ponemos a evaluar las probabilidades de riesgo catastrófico en las que incurrieron, o en los riesgos que tomaron (si Tesla o Bitcoin hubieran crasheado lo hubieran perdido todo).

Lo mismo sucede cuando nuestro asesor en inversiones nos explica que hay probabilidades de ver mercados bajistas, aunque su frecuencia es menor que mercados alcistas. En el momento en que un mercado bajista se materializa pensamos: “mi asesor se equivocó, como no pudo prever esto y desinvertirme”.

El que veamos el mundo en blanco y negro también explica por qué la “asesoría” que se promociona como “si inviertes en x ganarás tanto”, nos llama más la atención que la asesoría objetiva que nos dice “tienes 80% de probabilidades de éxito”. El primer “consejo” nos ofrece certidumbre, nuestro cerebro automáticamente se inclina por la certitud, aunque sea falsa, ya que detestamos enfrentarnos a lo incierto.

Y aunque hayas leído este artículo, muy probablemente seguirás viendo el mundo como blanco y negro, más quizá esta lectura te recuerde en momentos que el mundo en realidad no es blanco y negro, al igual que el mundo de las inversiones. Y el que haya gente que tomando riesgos imprudentes gane dinero y gente que diversifica sus inversiones y hace la tarea, se enfrente a periodos de probabilidades “desafortunadas”, no significa que los primeros sean unos genios y los segundos unos idiotas.

Así que inviertan bien, traten de no ver la vida como algo blanco o negro y compórtense como buenos inversionistas.




Image

Anúnciate

Para conocer mejor nuestros servicios anunciantes llena el formulario y un ejecutivo se estará comunicando para realizar un plan y cotización a tu medida.

Image

Newsletter
EPEAK

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.